capastor


INTRODUCCIÓN

              Una de las señas más significativas de la península Ibérica es su pluralidad. Pluralidad por las culturas de sus habitantes, climáticas,  geográficas y medioambientales que marcan y han marcado a lo largo de los siglos su modo de vida.

              Cada región tiene, no solo sus particulares productos de alimentación, bien sean agrícolas, ganaderos o pesqueros, sino también su propia forma de vestir condicionada por su clima, sus materias primas, y  las actividades desarrolladas en el lugar.


               En éste estudio nos vamos a centrar en la zona de Soria y en una de las piezas de la indumentaria popular más singulares de la geografía  española. Se trata del modelo de  capa más antiguo que se conoce de los usados  por los pastores de Villaciervos.



AGRADECIMIENTOS
Queremos agradecer al Museo Numantino de Soria y al personal encargado de las piezas, las facilidades que nos han proporcionado para el análisis de la capa objeto de este estudio.

ORIGEN ÁRABE DE LA CAPA

     Éste modelo, conservado en el Museo Numantino de Soria, es el menos conocido de las capas de pastor usadas en Villaciervos; todos los indicios apuntan a que fue la que sirvió de modelo al pintor Valeriano Domínguez Bécquer (1833- 1870+) en 1865 para pintar el cuadro “El baile” o “La carreta” cuando fue comisionado por el gobierno de Isabel II para plasmar los trajes y las costumbres de España.

Éste cuadro se encuentra expuesto en el Museo Nacional del Prado. 




           El modelo de capa más conocido hoy día, y del que existen
solamente tres piezas originales —ya que hay varias réplicas actuales— se conserva en el Museo del Traje de Madrid, y está datada entre 1900 y 1925. Fue la que tomó de muestra el pintor nacido en  1863 -1923 +  Joaquín Sorolla  para los cuadros de la colección “Visión de España” que pintó para la Fundación Hungtinton de Nueva York; se trata por tanto de una versión más moderna de la que ya existen datos exhaustivos y le dedicaremos capítulo aparte.


        

    Ésta capa antigua, es de las pocas que se usaron con capucha; todo parece indicar que fue introducida por  los árabes cuando Soria fue conquistada en el siglo IX. Lo que es seguro, fue su dedicación al pastoreo ovino y  posiblemente fuesen los benimerines los que dieran nombre a la raza de ovejas merina. 



CARACTERÍSTICAS Y USUARIOS DE LA CAPA.

               La capa tiene forma semicircular; es decir 180º, una largura de 120 cms. y una circunferencia de cuello de 45 cms.

              En la parte correspondiente al cuello, lleva seis pliegues que ajustan el tejido sobre los hombros; estos pliegues o pinzas, quedan ocultos bajo una pequeña esclavina similar a un cuello plano de unos 14 cms. El escote va rematado con un vivo de tres cms. de ancho en color marrón, cosido con el mismo hilo que se ha tejido el cuerpo principal.


              La capucha mide 38 cms. en la costura central de la espalda, 37 cms. aproximadamente en la parte que cubre la parte superior del cráneo, y 60 cms. en la parte del rostro. Va rematada con un vivo de dos cms. en su contorno y otro del ancho de la costura en la que se une con la central de la espalda. Va unida a la capa solamente en la espalda, quedando libres unos 14 cms. a cada lado del delantero.

              La capa en su totalidad está confeccionada a mano; si bien es cierto que la cantidad de puntadas necesarias es reducida

              Por la medida de la circunferencia de cuello (45 cms.) podemos deducir que posiblemente perteneciera a un joven pastor (zagal), o bien pudiera ser unisex, detalle  avalado por la colocación de los pliegues en el escote delantero, que hacen de pinza para ajustarse al pecho femenino, ya que de no ser así, éste pliegue podría desaparecer haciendo más profundo el adyacente, y así encajar con más firmeza sobre los hombros.





La composición de los hilos es lana de las propias ovejas como no podría ser de otra manera. Está tejido con una ligazón 1 a 1,  tafetán, o también llamado a “la plana”, que es similar a un tablero de ajedrez.
             El paño es una estameña o etamina, es un tejido sencillo, resistente y rústico, de hilos gruesos y de tacto rígido,  hilado de forma artesanal, con grosor irregular de 8 urdimbres X 8 tramas en un centímetro cuadrado, y un peso aproximado de 760 gramos metro cuadrado.


DATOS TÉCNICOS Y PATRONAJE

Largura desde centro espalda: 120 centímetros

Largura costado: 126 centímetros

Anchura esclavina-cuello: 14 centímetros

Capucha :

Costura central espalda: 38 centímetros

Parte superior del cráneo: 37 centímetros

Parte delantero rostro: 44 centímetros

Escote cuello: 45 centímetros

Tejido :

Densidad de hilos por centímetro/2:  8 urdimbres x  8 tramas

Anchura de los orillos del tejido :  cuatro centímetros

Ancho del vivo escote: tres centímetros

Ancho del ribete frontal capucha: dos centímetros

Nº de color en Pantoné : 465-C ó 466-C

Gramaje del tejido por metro/2:  760 gramos



             El gramaje calculado puede sufrir variaciones por la humedad que pueda haber absorbido o eliminado el tejido por la temperatura a la que esté sometido; se ha calculado haciendo una réplica en un tejido cualquiera y con los patrones que a continuación se detallan.

              Después de calcular los centímetros cuadrados del retal, se ha pesado; y después se han vuelto a pesar tanto las piezas de la capa como los restos desechables, obteniendo así los centímetros cuadrados de la prenda, a los que se les ha restado un 5% aproximadamente por el deterioro causado por la polilla y rozamiento del tejido por el uso. La capa original nos daba un peso de 2700 gramos.

               En los esquemas siguientes se pueden ver los patrones de la capa a escala, en papel cuadriculado.

               Cada cuadrícula del papel es de cuatro centímetros de lado; es decir, 16 centímetros cuadrados.



               Observamos también la forma de construir el corte en base a unos patrones que ajusten al cuerpo de la persona, teniendo en cuenta que por ser simétrica, cortamos la mitad de la prenda, pero con el tejido doblado por el centro —en la zona denominada “lomo”—










Construcción cuerpo principal



             El color principal es un tostado u ocre claro, catalogado en la carta de colores Pantoné con el número 465-C ó 466-C. Los orillos o extremos de la pieza de tejido tienen una anchura de 4 cms. y son de un color marrón oscuro sin codificar, conseguido al colocar en el telar los hilos longitudinales (urdimbres) de ése color.

            El color tostado es por no haber eliminado la lanolina que le aporta la oveja a su lana, que le proporciona impermeabilidad al tejido, y mayor protección a la persona que usa la capa. El color oscuro, es lógico suponer que sea  de las cabras del rebaño.



         El tamaño de la capa y su vuelo es menor de lo habitual. Ésta es un semicírculo (180º), cuando lo habitual sería 5/8 de círculo (225º) o  los casi 360º de las actuales. En esto se barajan varias hipótesis, una puede ser económica, a menor tejido, menor costo. Si tenemos en cuenta el usuario (zagal de pastor) el tejido es rudo, duradero y cosido de una forma bastante tosca como puede apreciarse en las puntadas de los remates del cuello, y la nula terminación en los extremos finales de la prenda que hace que se deshile el tejido.

           Otra de las hipótesis, sería la comodidad, principalmente por el menor peso,  para evitar engancharse con los arbustos del campo por los pliegues de la capa, y al estar más pegada al cuerpo crear menor cámara de aire y mantener el propio calor de la persona en los días fríos.




             Tanto los colores como los detalles de prenda son susceptibles de cambios en cada capa, traje o prenda de vestir. Éstas prendas se han usado invariablemente durante más años de los que pueda vivir una persona, es evidente que cada sastre o tejedor tiene formas diferentes de trabajo, máxime si tenemos en cuenta que hasta bien entrado el siglo XX existía la figura del sastre ambulante que al igual que los temporeros agrícolas prestaban sus servicios de pueblo en pueblo.


              Se trasladaban con su pequeña máquina de coser de manivela —los que la poseían—, la plancha era de carbón o de hierro maciza que se calentaba en una estufa, y se cortaba en el suelo. 

Trabajaban y dormían en el zaguán de la vivienda de quien solicitaba sus servicios. Es fácil suponer que no existía la total uniformidad en los detalles de las prendas de vestir. En cuanto a los colores, las variantes vendrían dadas por el tipo de lavado  que le diera cada hilandera al eliminar la lanolina de la lana, y del uso de la prenda, pues con el paso del tiempo toma un color más oscuro.